INVIERNO EN EL VALLE DE ARÁN

El invierno en los destinos de montaña suele reflejarse en nuestra mente con una romántica postal de un paisaje idílico cubierto de nieve. Pero no tiene porqué quedarse en nuestra mente como tal, este lugar idílico existe, está en Cataluña: El Valle de Arán. Aquellos que lo conocen lo podrán corroborar. El invierno en el Valle de Arán deja huella en aquellos que lo visitan. Y tú, ¿lo conoces?

Saut deth Pish – Valle de Arán

SU SITUACIÓN

Este recóndito destino está situado al noroeste de Cataluña, limítrofe con el Parque Natural Regional de los Pirineos de Ariège (Francia) al norte, con la Alta Ribagorça catalana y Aragón al sur, con el Pallars Sobirà catalán al este y con la comarca de Haute Garonne en Francia y de nuevo con Aragón al oeste.

La extensión del Valle de Arán es de 630 km cuadrados aproximadamente. Un 30% de su extensión se encuentra por encima de los 2000 metros de altitud.

Está rodeado por una barrera natural de altas montañas que condiciona no sólo su climatología, sino también la historia de este valle de vertiente atlántica y su conexión con el exterior.  

Mapa del Valle de Arán

En este sentido, la inauguración del Port de la Bonaigua en 1924 fue un avance en su comunicación con Cataluña. Hasta este momento, la dificultad o imposibilidad de atravesar los puertos de montaña según la época del año era un hecho.

En 1948 la apertura del túnel de Vielha haría posible la comunicación fluida con el resto de Cataluña y con el resto del territorio español en cualquier estación del año.

El Valle de Arán lo forman 33 pueblos que suman un total de 10.000 habitantes, todos construidos siguiendo una arquitectura tradicional de montaña, a base de pizarra, madera y piedra.

Pueblos rodeados de una riqueza natural y de un entorno impresionantes que conviven en sintonía con sus habitantes.

Su capital, Vielha e Mijaran, es una pequeña ciudad de arquitectura tradicionalmente pirenaica que alberga el 40% de la población del territorio. Cuenta con un importante núcleo comercial, destinado principalmente a aquello relacionado con los deportes de aventura, de alta montaña y de nieve, así como alrededor de la gran variedad de productos artesanos del propio Valle de Arán.

SU HISTORIA

La historia de este territorio ha estado siempre ligada a su particular orografía. Como decíamos en líneas anteriores, la barrera natural que forman sus altas montañas ha hecho las veces de frontera con la Península Ibérica.

Durante varios siglos, las aguas del río Garona en su trayecto hacia el país francés han sido la única vía de conexión con otros territorios. Como consecuencia, el Valle de Arán guarda una identidad única en el país, con la lengua y la cultura occitanas bien consolidadas y administrativamente integrado en el territorio catalán.

Distintos hallazgos sitúan a los primeros habitantes del valle en la Edad de Bronce, aunque su historia se ha forjado a través de las distintas civilizaciones que han ocupado el lugar y del patrimonio cultural y artístico que éstas dejaron como legado.

Pero si hay algún hecho que haya permitido al Valle de Arán mantener su identidad es el reconocimiento de Era Querimònia. Carta magna por la cual Jaime II concede a estas tierras una serie de privilegios, tales como el respeto a su autonomía administrativa y a su organización interna, manteniendo las figuras de sus Conselhers y su Síndic.

Durante siglos, los araneses consiguieron mantener sus privilegios, aunque en el transcurso de su historia, estos derechos fueron abolidos en el s. XIX, tras ser invadidos por Napoleón y entregados a la corona española por parte del rey francés Luis XVII.

Esta situación no mejora tras dos dictaduras y una segunda república entre ellas. Finalmente, con la llegada de la democracia los araneses pudieron reivindicar sus privilegios, aunque la recuperación de su sistema administrativo, con sus Conselhers y su Síndic, no tuvo lugar hasta 1990. El 17 de Junio de 2016 el Valle de Arán celebraba el 25 aniversario de la restitución de sus instituciones.

En cuanto al aranés, lengua propia del Valle de Arán y cooficial junto con el catalán y el español. Su orígen lo encontramos a partir de la lengua d´Oc, hablada en el territorio del sur francés conocido como Occitania y también en este enclave de los Pirineos.

Desde el siglo XIII en adelante la lengua d´Oc evoluciona, quedando relegada al sur de Francia mientras que en el resto del territorio francés se extendía el uso de la lengua d´Oil o francés antiguo. El occitano hablado en el Valle de Arán recibe una influencia gascona a la vez que de otras lenguas provenientes del vasco antiguo, hablado antiguamente en algunas partes del Pirineo. Así, queda configurada la lengua aranesa, confiriendo parte de su identidad propia y única al Valle de Arán.

La primera muestra literaria de esta lengua la hallamos a finales del siglo XIX con la obra poética de Mosén Condó Sambeat.

Existen documentos censales escritos en esta variante del occitano anteriores a esta fecha referentes a cuestiones del valle que se discutían en una época de constantes cambios y de presiones políticas.

UN MAGNÍFICO DESTINO SOSTENIBLE

El entorno natural y paisajístico y su particular orografía hacen del Valle de Arán un destino singular para todo amante de la naturaleza.

Bosques caducifolios entremezclados con bosques de coníferas, prados alpinos, lagos y el río Garona a su paso por el valle principal son la excusa perfecta para escaparse a este encantador lugar.

Los afluentes del Garona forman a su paso pequeños valles, característica que da nombre a este territorio, Val d´Aran (Valle de valles) que proviene de una antigua lengua vasca utilizada en algunos puntos del Pirineo durante parte de su historia y hasta el siglo XIII aproximadamente.  

Artiga de Lin

En el año 2012 el Conselh Generau d`Aran aprobó el Plan Estratégico de Turismo de la Vall d’ Aran. Éste sienta las bases de desarrollo sostenible de este destino de alta montaña, garantizando así un valor añadido a todo aquel que lo quiera visitar.

En 2014 recibió la certificación Biosphere como destino sostenible, convirtiéndose en el primer destino de montaña del mundo al que se le otorga tal certificación.

Con ella se destaca el valor del medio ambiente como un gran patrimonio territorial, así como su patrimonio cultural local, mantenido a lo largo de su historia, aunque no es el único reconocimiento que este destino ha recibido en el marco del desarrollo sostenible.

QUÉ HACER EN INVIERNO EN EL VALLE DE ARÁN

Si algo hemos destacado en este relato, es el gran respeto que sienten los araneses por su entorno natural, intentando aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece siempre de una forma respetuosa con él.

En este sentido, el Valle de Arán ofrece multitud de actividades y experiencias ligadas a su entorno natural, distintas según la época del año, permitiéndonos conocer a fondo la idiosincrasia del lugar.

En invierno, la mayor parte de actividades de las que podemos disfrutar están relacionadas con el mundo de la nieve y son muchas las propuestas que nos permiten disfrutar de ella, además de la práctica del esquí en todas sus modalidades.

Esquiador en las pistas de Baqueira Beret

Opciones con las que disfrutar en pareja, en familia o con amigos, como una excursión en raquetas de nieve en su versión diaria o a la luz de la luna, una excursión en trineo de caballos o practicar el mushing te acercarán a rincones naturales de gran belleza.

Para aquellos amantes del esquí a quienes les gusta sentir la adrenalina corriendo por sus venas, el heliski o el freeride nos ofrecen dos versiones de esta práctica que permiten disfrutar de ella en parajes fuera pistas y añadir un poco más de acción si cabe.

Sentir la emoción de conducir una moto de nieve a través de paisajes que conducen a pueblos apartados, incluso abandonados, es una buena alternativa en invierno en el Valle de Arán.

Pero además de la práctica deportiva, existe un abanico de opciones para disfrutar por ejemplo de una escapada de invierno en el Valle de Arán. Ya sea combinando el contacto con la naturaleza con degustaciones de productos, incluso un escape room,o bien disfrutando de una escapada a tu aire en el Valle de Arán y disfrutar de sus opciones según la motivación.

QUÉ VISITAR EN INVIERNO EN EL VALLE DE ARÁN

En líneas anteriores comentábamos que en el Valle de Arán existen 33 pueblos que guardan la belleza de los pueblos de montaña. En ellos destaca una arquitectura propia de zonas climatológicamente duras, donde productos naturales como la pizarra, la piedra y la madera son la base de su construcción.

Todos ellos son bonitos de ver y de disfrutar pero si hay uno que particularmente destacaríamos, éste es Arties. A tan sólo 15km de distancia de la capital, este pequeño pueblo está valorado por muchos de sus visitantes como el más bonito de esta región.

Río Garona a su paso por Arties

Cuenta con un interesante casco urbano, con edificaciones renacentistas impecablemente conservadas, pequeñas calles decoradas con motivos florales y edificios de estilo románico que completan este pueblo de postal. Arties forma parte de los pueblos integrados dentro de la marca Viles Florides de la Agencia Catalana de Turismo.

Su iglesia principal, Santa María de Arties, situada en el casco antiguo, data del siglo XII aunque en ella se pueden distinguir elementos arquitectónicos de diferentes estilos, desde su nave más antigua de estilo románico hasta su magnífica torre gótica que incorpora un gran reloj. En su interior, diversos retablos de estilo barroco la decoran.

Al norte de la población encontramos la iglesia de San Juan de Arties, un edificio de estilo gótico datado de finales del siglo XIV. Destaca su particular campanario octogonal. Su uso como iglesia quedó relegado, siendo actualmente un espacio museístico destinado a exposiciones itinerantes.

El Parador de Arties está construido a partir de la torre y la capilla de la antigua casa de los Portolá, familia noble a la que pertenecía Gaspar de Portolà, quien fue gobernador de la Alta y Baja California y por haber fundado las ciudades de San Diego y Monterrey, en California. Este edificio está considerado una muestra excelente de la arquitectura aranesa de los siglos XIV y XV.

Arties es uno de los muchos pueblos con encanto del territorio y sin duda, merece la pena trazar una ruta y visitar algunos de ellos, como Montgarri. Un pueblo abandonado por sus difíciles condiciones climatológicas y acceso, donde la temperatura media a lo largo del año ronda los 5 grados centígrados.

Situado a 1645 metros de altitud, está considerado el pueblo más frío del estado español. Conserva todavía sus casas o bordas y en él se halla el antiguo Santuario de Montgarri, construido en 1117. Éste es un punto de peregrinación para algunos visitantes de la zona, que cuenta con el refugio Amics de Montgarri para quien quiera hacer uso de sus servicios.

Vista de Montgarri en el Valle de Arán

Otra ruta que sin duda merece ser mencionada, es la ruta de las iglesias románicas. Son joyas de la arquitectura románica aranesa que presiden cada uno de los pueblos de esta región.

Sus puntiagudos y estilizados campanarios, sus esculturas de madera policromadas, sus pinturas murales y sus magníficos retablos de estilo gótico son puntos de parada muy recomendados.

QUÉ DEGUSTAR EN INVIERNO EN EL VALLE DE ARÁN

Diversos son los productos autóctonos y las recetas tradicionales que podemos encontrar en esta región, pero si hay alguna que no podemos dejar de mencionar es la Òlha Aranesa.

Un caldo contundente, con mucho sabor y muy calórico, elaborado a partir de la cocción de distintas carnes y verduras del lugar durante dos horas, al que añaden una mezcla de alubias blancas, garbanzos, huevo morcilla y fideos. Sin duda, una buena forma de acomodarse con las bajas temperaturas de la zona.

Tradicional Òhla Aranesa

Además de sus recetas tradicionales, en el Valle de Arán podemos encontrar productos elaborados de forma tradicional bajo su marca de calidad.

Cabe destacar us hormatges (quesos), el caviar, el paté o los embutidos, las especialidades a partir de carne de caza, las mermeladas, la miel y algunos dulces tradicionales, como los coquilhons o los tronquets.

VIVE EL INVIERNO EN EL VALLE DE ARÁN DE LA MANO DE NJOY CATALONIA

Descubre con NJOY CATALONIA de este precioso lugar, con sus valles, sus cimas con nieves perpetuas, su tradición cultural y gastronómica, su singular idioma y una variado abanico de propuestas turísticas con un valor añadido excepcional.

NJOY CATALONIA apuesta por un turismo de calidad, dando visibilidad a aquellas propuestas con identidad, con sello propio, en base a un turismo sostenible, siempre respetuoso con el medio ambiente.

Os animamos a descubrir nuestras propuestas de invierno en el Valle de Arán y os invitamos a visitar nuestra web y a registraros para estar al día de todas nuestras ofertas y novedades. 

Os podéis convertir en njoyers reservando nuestras actividades y escapadas, de este modo os beneficiaréis de descuentos en las siguientes compras y de otras ventajas que os iremos descubriendo poco a poco.

Además, estaréis colaborando con nuestro compromiso NJOYun viajero, un árbol, porque viajar también implica cuidar de nuestro planeta.

¡Benvengudi ath Barratz d’Aran!

¡NJOY!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *